La música como herramienta transformadora

Talento extraordinario en el Concierto Liceu Júnior

Talento extraordinario en el Concierto Liceu Júnior

Talento extraordinario en el Concierto Liceu JúniorEl pasado 26 de marzo tuvo lugar el Concierto Liceu Júnior 2021-2022 en el Auditorio del Conservatorio del Liceu, donde disfrutamos del gran talento de jóvenes músicos excepcionales provenientes de toda España.Las...

El privilegio de tocar un instrumento histórico

El privilegio de tocar un instrumento histórico

El privilegio de tocar un instrumento históricoLa Fundación de Música Ferrer-Salat cierra el 2021 con la entrega de cuatro instrumentos de gran valor histórico a alumnos becados que actualmente cursan Estudios Superiores de Música en el Conservatorio del Liceu de...

Creemos que el arte no es solo una finalidad, sino el camino para avanzar juntos. Además de llenar salas de concierto, puede llenar vidas.

Trabajamos en dos ámbitos: la búsqueda de la excelencia artística y la construcción de una base social. Queremos sacar la música de su vitrina, de las salas de concierto a las que solo pueden acceder algunos. Queremos que la música sea un bien útil y accesible.

Nuestros proyectos entienden la música como una herramienta transformadora. La educación musical, dentro y fuera del entorno escolar, contribuye al desarrollo personal. Las becas de música a nivel profesional pueden ser cruciales para que los estudiantes no se vean forzados a perder horas de estudio y oportunidades en el mundo laboral.

El reconocimiento de la labor de los compositores ayuda a que nuestra cultura siga viva. Asimismo, apostamos por vincular la música con la ciencia, descubriendo nuevos campos de terapia para el cuerpo y la mente.

Nuestra historia

1982

La Fundación de Música Ferrer-Salat nace en 1982 por iniciativa de Carles Ferrer Salat e impulsa un primer proyecto: el Premio Reina Sofía de Composición Musical, una plataforma cuyo objetivo es que el trabajo de nuestros compositores sea interpretado, reconocido y escuchado.

1982

El Premio nace de la voluntad de que se valore el trabajo de los compositores contemporáneos y, de este modo, estimular la creación de nueva música. En la primera edición se premia a Joan Guinjoan, un compositor reconocido.

1998

Sergi Ferrer-Salat accede a la presidencia de la Fundación y amplia progresivamente su margen de actuación, que hoy en día sigue creciendo. La Fundación se centra en la búsqueda de la excelencia, al tiempo que mantiene su firme compromiso con la filantropía y el mecenazgo, hoy más necesarios que nunca.

2007

Se inicia una estrecha colaboración con el Voll-Damm Festival Internacional de Barcelona, a partir de la cual nacen proyectos apasionantes como el ciclo de masterclasses Liceu Jazz, pensado para que los estudiantes y el público se acerquen a la escena internacional.

2010

Se pone en marcha el programa de becas Ferrer-Salat en colaboración con el Conservatorio Superior del Liceu. Desde entonces las becas han ido creciendo en número y dotación hasta llegar a las más de 60 anuales que se conceden actualmente. Las becas están pensadas para asegurar el talento de los jóvenes que estudian para convertirse en protagonistas del panorama musical del futuro.

2015

Se inicia la colaboración con el concurso de canto Tenor Viñas, donde la Fundación concede un premio especial que reconoce el talento nacional de cada edición.

2016

La Fundación inicia un proyecto de mecenazgo dentro de la Fundación Nexe, una entidad dedicada a ofrecer recursos, terapias y apoyo para niños con pluridiscapacidad y sus familias. Gracias a esta colaboración se incluye la musicoterapia en el modelo transdisciplinar.

2016

Arranca el proyecto Primaria Musical, dedicado a ofrecer educación musical en las escuelas de barrios en riesgo de exclusión social. Creemos que la música puede ser una herramienta clave para el desarrollo de los más jóvenes, y no queremos que ningún niño se quede atrás.