La Fundació, Nexe y el Hospital Germans Trias llevan la musicoterapia a la práctica clínica

Dentro del ámbito de la salud, la musicoterapia, especialidad profesional fundamentada científicamente, con metodología e investigación que avalan su práctica clínica, puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes, humanizando el entorno sanitario y haciendo más amable la experiencia de los enfermos en los hospitales.

Con este objetivo, gracias a un convenio entre la Fundació de Música Ferrer-Salat, Nexe Fundació y el Hospital Germans Trias (Barcelona) se ha puesto en marcha la Unidad de Musicoterapia en este centro, en concreto interviniendo en la unidad de Neonatología del hospital.

De carácter interdisciplinar, la Unidad está integrada por profesionales clínicos y musicoterapeutas profesionales, siendo pionera en todo el Estado al estar integrada dentro del propio equipo médico. Tiene como objetivo mejorar la calidad asistencial de pacientes, familiares, profesionales y de cualquier persona que tenga contacto con el entorno sanitario, independientemente de su contexto o estado de salud, fomentando además la investigación científica.

Su impulsor es el pediatra Pablo González, quien ha sentado las bases del proyecto y de la Unidad con la ayuda e intervención del equipo de musicoterapeutas de Nexe Fundació. Actualmente la Unidad y el equipo llevan a cabo su actividad con sesiones dos días a la semana, de forma individualizada para cada niño -actualmente 30 bebés- y familiares que lo requieran, y siempre según indicación y coordinación con el equipo médico responsable.

En estas actuaciones –que está previsto ampliar a la planta de Pediatría y a los Servicios de Ginecología y Obstetricia y prenatal-, González no está solo. Lo acompaña Mercè Redorta, musicoterapeuta de Nexe Fundació, entidad con más de 40 años de experiencia en el Trabajo con niños y niñas con pluridiscapacidad, que ya ha utilizado la musicoterapia para mejorar la calidad de vida de los niños atendidos y de sus familias. Mercè tiene un papel clave en el proyecto y su participación es posible gracias al convenio que Nexe Fundació tiene suscrito con la Fundació de Música Ferrer-Salat. Des de 2016 la Fundació proporciona el mecenazgo necesario para incluir esta disciplina en el día a día de los niños y niñas, dotando a sus centros de profesionales cualificados, aulas de música y de un banco de instrumentos musicales.

Mercè se ha formado en una metodología pionera en la intervención con musicoterapia con recién nacidos, desarrollada por la Dra. Jayne Standley de la Florida State University, que se implementará por primera vez en Europa en el marco de este proyecto.

Beneficios para recién nacidos y sus familias

El uso de la musicoterapia en la UCI Neonatal ha estado ampliamente estudiado y documentado, aportando mejoras relevantes en los siguientes parámetros clínicos:

  • Aumento de peso
  • Reducción de días de hospitalización
  • Mejora de los niveles de saturación de oxígeno
  • Estabilización de la función cardiovascular
  • Prevenir la hipersensibilidad táctil, auditiva y vestibular, y evitar la sobreestimulación

“Son numerosos los estudios que avalan que la música tiene efectos beneficiosos. Desde el punto de vista de las neurociencias es claro su potencial como impulso capaz de estimular todas las áreas del cerebro: las motoras, las de personalidad, las que tienen que ver con el procesamiento de las emociones y del lenguaje… Es una herramienta potente para la rehabilitación, la estimulación precoz y la potenciación del neurodesarrollo”, apunta Pablo González.

Además, la intervención con musicoterapia ayuda a paliar el estrés parental, permitiendo reforzar el vínculo afectivo entre niños y padres y/o familias acompañantes, y humaniza el entorno. Esto cobra especial relevancia para estos pacientes, que permanecen ingresados durante un tiempo prolongado por prematuridad o por enfermedades, sometidos a tratamientos más o menos agresivos y conectados a dispositivos.

“Intentamos favorecer la comunicación y el conocimiento y reforzar el vínculo entre los miembros de la unidad familiar y el recién nacido. Queremos crear un clima que les permita interactuar, que puedan olvidar que están en un hospital, rodeados de máquinas y alarmas, y fomentar que están en un espacio seguro donde interactuar y conocerse más”, recalca González.

Por su parte, Mercè Redorta, la musicoterapeuta de Nexe Fundació, añade que la intervención a menudo ayuda a los progenitores a aligerar el choque emocional de ver al hijo ingresado y el sentimiento de culpa y de peligro constante que muchos sienten. “Algunos cantan o se emocionan, se miran o miran al recién nacido cómo reacciona ante un estímulo con ojos de descubrimiento, olvidando durante un rato la angustia de los días que están viviendo”, subraya.

Medición de los beneficios

Parte importante del proyecto de investigación de la Unidad se enfoca también en la recogida de datos para comprobar los resultados de la incorporación de la musicoterapia dentro del trabajo multidisciplinar del hospital, poniendo en relieve los beneficios tanto para los pacientes como para las familias, midiendo el impacto en la salud de los pacientes y en el vínculo progenitores-niño, analizando, entre otra información, si se reducen los niveles de ansiedad y estrés de los padres en relación con el ingreso y hospitalización del recién nacido. Los resultados del trabajo, que actualmente se encuentra en una fase muy inicial, se podrán contrastar a medida que la intervención de la Unidad avance en los próximos meses y en las diferentes etapas del proyecto.

Difusión en medios: La Vanguardia.

 

Scroll al inicio